Pide presupuesto de pintura
Contacto Pintores Madrid
Pinta tu casa en Madrid

Quitar pintura con gotele

Quitar gotele

En la actualidad una gran parte de nuestros clientes prefiere las paredes lisas, a las pinturas con gotelé, además de un componente estético esto es debido a que una pared lisa en una vivienda da mayor sensación de amplitud que las paredes con gotelé y que lucen más las pinturas con colores, al evitar los claroscuros producidos por las sombras de las paredes rugosas.

Lo primero que debemos saber, a la hora de realizar decantarse por quitar el gotelé es que es una tarea laboriosa y que requiere un gran tiempo, en relación a solo pintar ese mismo espacio, por lo que te recomendamos que siempre que vayas a realizar este trabajo lo dejes en mano de pintores profesionales con experiencia y herramientas específicas de este tipo de servicio como es el caso de nuestro equipo de Pintores Madrid.

Además de lo comentado debemos tener en cuenta, que si la pintura es de tipo plástica el tiempo de trabajo y la dificultad será mayor que si no lo es, ya que la pintura se agarra más a los paramentos que el caso de pinturas tipo temple las cuales suelen retirarse simplemente humedeciendo estas paredes. Por ello lo primero que se debe hacer para retirar la antigua capa de pintura, es recubrir los enchufes, interruptores así como los demás elementos de la vivienda (rodapies, puertas, ventanas, suelo) y, proceder a humedecer los paramentos ya sea con agua o un producto especial con un pulverizador. Una vez que hayamos humedecido la pared, podemos ir retirando el gotelé de la pared con una espátula o una lijadora.

"Quítale años a tus paredes y techos"

Una vez eliminado la anterior capa de pintura con el gotelé, debemos proceder a alisar la pared a través de la aplicación de varias manos de aguaplast de renovación. Una vez seca estas primeras manos de aquaplast, debemos lijar las paredes, y si fuera necesario en el caso de que quedaran imperfecciones, dar otra mano de aquaplast, seguido de un posterior lijado para conseguir un acabado de la pared perfecto y totalmente liso.

Una vez seca la superficie, y sin imperfecciones, los pintores ya pueden empezar a pintar con la pintura elegida para finalizar el servicio.